Para una economía justa y sostenible

Para una economía justa y sostenible 

la Comisión Europea está a punto de establecer normas para que las empresas respeten los derechos humanos y el medio ambiente en las cadenas de suministro mundiales.

En febrero 2022, la Comisión Europea ha adoptado una propuesta de Directiva sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad. La propuesta tiene por objeto fomentar un comportamiento empresarial sostenible y responsable a lo largo de las cadenas de suministro mundiales.

Si la propuesta se aprobara, se exigirá a las grandes empresas, europes y no, que operan en la UE, que determinen y, en caso necesario, prevengan, atajen o mitiguen los efectos adversos de sus actividades en los derechos humanos (por ejemplo, trabajo infantil y explotación de los trabajadores) y en el medio ambiente (por ejemplo, contaminación y pérdida de biodiversidad).

Para las empresas, estas nuevas normas aportarán seguridad jurídica y condiciones de competencia equitativas. Para los consumidores y los inversores, aportarán más transparencia. Las nuevas normas de la UE impulsarán la transición ecológica y protegerán los derechos humanos en Europa y fuera de ella.

Algunos Estados miembros de la Unión Europea, como Francia y Alemania, ya han introducido normas nacionales sobre diligencia debida sobre empresas, obligatoria en tema de derechos humanos y algunas empresas han adoptado medidas por iniciativa propia. Estas iniciativas se basan en la actuación por parte de gobiernos y empresas de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos. Aprobados por unanimidad por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el 2011, los Principios Rectores son un conjunto de pautas para los Estados y las empresas para prevenir, enfrentar y poner remedio a los abusos sobre los derechos humanos cometidos durante las actividades de empresa. Sin embargo, es necesaria una mejora a mayor escala que es difícil de lograr con una acción voluntaria. La propuesta de la Comisión establece un deber de diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad para hacer frente a sus repercusiones negativas en los derechos humanos y el medio ambiente.

Más concretamente, esto significa una protección efectiva de los derechos humanos contemplados en los convenios internacionales, como los Convenios de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos y los Convenios de la OIT (Organización Internacional del Trabajo): por ejemplo, los trabajadores deben tener acceso a condiciones de trabajo seguras y saludables. Análogamente, esta propuesta ayudará para evitar los efectos negativos en el medio ambiente considerados en los principales convenios en materia de medio ambiente.

Las autoridades administrativas nacionales designadas por los Estados miembros serán responsables de supervisar estas nuevas normas y podrán imponer multas en caso de incumplimiento. Además, las víctimas tendrán la oportunidad de emprender acciones legales por los daños y perjuicios que podrían haberse evitado con medidas adecuadas de diligencia debida.

El objetivo de la propuesta es velar por que la Unión, incluidos los sectores público y privado, actúen en la escena internacional respetando plenamente sus compromisos internacionales a la hora de proteger los derechos humanos y fomentar el desarrollo sostenible.

Si queréis leer la propuesta entera, tenéis que hacer click AQUÍ para el texto en español.

Además, como parte de su paquete sobre una economía justa y sostenible, la Comisión también ha presentado una Comunicación sobre el trabajo digno en todo el mundo, que establece las políticas en materia de asuntos interiores y exteriores que aplica la UE para hacer realidad el trabajo digno en todo el mundo, situando este objetivo en el centro de una recuperación inclusiva, sostenible y resiliente tras la pandemia.

Podemos encontrar estos importantes conceptos también en el reciente discurso del Santo Padre que hubo lugar durante la Audiencia a los Miembros de la Red de Farmacistas “Apoteca Natura” del 14.11.2022, donde el Santo Padre observa que: “Hoy, en un mundo globalizado e interconectado, aparece aún más evidente la comparación entre dos culturas: la cultura del consumismo y del desecho  -es una cultura: ambas van juntas, cultura del consumismo y del desecho-, que es una forma de nihilismo, y luego la cultura del cuidado, por otro lado. Tenemos que elegir: ¡No hay otra posibilidad para seguir adelante! Hoy no se nos permite permanecer neutrales. Se impone una elección, porque el grito de la tierra y el grito de los pobres piden responsabilidad. Responder. La cultura del consumismo y del desecho es muy pervasiva y condiciona muchos de nuestros comportamientos cotidianos, y así también la cultura del cuidado se exprime en muchas decisiones, grandes y pequeñas, que cada uno de nosotros es llamado a tomar, según el rol que ocupa. La Encíclica “Laudato sì” ha querido ser, para toda la Iglesia, y para todos los hombres y las mujeres de buena voluntad, un llamamiento a asumir la actitud de cuidado con conciencia y decisión”.

Para leer el discurso entero, haga click AQUÍ.

Próximas etapas

La propuesta de la Comisión se presentará al Parlamento Europeo y al Consejo para su adopción. Una vez concluido el proceso, los Estados miembros dispondrán de dos años para incorporar la Directiva al ordenamiento jurídico nacional y comunicar los instrumentos pertinentes a la Comisión.

Esperamos que estos nuevos pasos en adelante puedan finalmente abrir un camino también en los corazones más duros; en los próximos días os enviaremos más boletines informativos sobre este tema con la finalidad de divulgar estas importantes novedades hacia la creación de un mundo donde los derechos humanos sean reseptados de la misma manera.

Contestaremos también a otras preguntas: por ejemplo ¿Cómo puedo saber si mi empresa o la empresa que otro gestiona a mi nombre esté efectivamente respetando estos estándares internacionales? Ningún miedo: os explicaremos cómo realizar una evaluación y también cómo adoptar los protocolos correctos para ponerse en regla.

Para cualquier duda no dudéis y escribídnos a info@fiatlux.legal o llamádnos al número +39.338.1530687. Estaremos encantados de ponernos a vuestra disposición para aclarar cualqueir duda y poner a vuestra disposición nuestros conocimientos.

Un saludo y hasta pronto,

Avv. Federica Loreti

Fiat Lux Legal